Ahora más que nunca, ¡a volar sin miedo!

0
61
Sin duda, uno de los reportajes más inolvidables que he hecho, una experiencia que cambia tu concepto de adrenalina y de libertad y, por supuesto, con todas las medidas de seguridad.

¿De qué hablo? De la sensación de volar.

Sí, porque quien te diga «no puedes», miente. Si no, que se lo digan a todas las personas que en estos más de cinco años han volado literalmente en Madrid Fly, impulsado por el campeón de paracaidismo Alberto Fuertes en 2009.

Este túnel del viento no solo puede presumir de ser uno de los mejores del mundo y el más grande de Europa con sus 4,6 metros de ancho y 17 metros de altura, sino que se ha invertido enormemente en investigación para lograr la máxima eficiencia, gracias al desarrollo, la innovación y el uso de materiales de una alta calidad, pues cada mínimo detalle influye en el adecuado flujo del aire. Porque aquí se busca que vueles de forma cómoda y relajada. Aquí se busca que disfrutes.

Otro punto a valorar es que la tecnología usada es ¡100% española! Sí, aquí tenemos grandes ingenieros, arquitectos o diseñadores que han logrado un túnel de viento de gran nivel que te asegurará vivir una experiencia memorable y segura.

En total, cuenta con cuatro motores, situados en los laterales del circuito que empujan el aire hacia abajo, capaces de generar corrientes de aire de hasta 320km/h.

La higiene y seguridad, y ahora más que nunca, son aspectos que nos preocupan a todos, por lo que han implementado algunas medidas sumándose a las que ya tenían.

LA HORA DE LA VERDAD: MI EXPERIENCIA

-Sensaciones previas: las características de estas instalaciones, el equipazo con el que cuentan y el hecho de que me encante proponerme retos hicieron que las ganas estuvieran al 100% y sin nada de dudas. Una oportunidad como la de sentir que tu cuerpo vuela mola simplemente con pensarlo y, por supuesto, con sentirlo.

-Sensaciones durante el vuelo: en las dos ocasiones en las que entré al túnel de viento, mi mente quedaba liberada de cualquier preocupación, volando al mismo tiempo al que lo hacía mi cuerpo. Esto se debió principalmente a que estaba realmente cómoda, lo que ayudaba a que estuviera más relajada y, por tanto, disfrutara mucho más de volar. El instructor que voló conmigo se comunicó perfectamente para darme las indicaciones y hacer que aprendiera a controlar mi cuerpo, a controlar el aire.

-Sensaciones posteriores: a veces, hasta pasado un tiempo, y aunque lo disfrutes estando dentro del túnel, no eres consciente de la espectacular aventura que has vivido, recordando incluso mejor después las sensaciones y ¡pensando ya en la próxima vez!

Porque sí, os aseguro que no solo querréis repetir, sino que en muchos casos como en el mío, querréis probar otras actividades que te hagan experimentar esa libertad y adrenalina como el paracaidismo, pero… paso a paso, o mejor dicho, vuelo a vuelo.

INSTALACIONES

Más de 1.500m2, de los cuales 1.100m2 se encuentran al aire libre, incluidos jardines y terraza, a lo que se suma un parking privado para que la única preocupación que tengas dentro sea disfrutar.

Un punto muy positivo es que todas las instalaciones están equipadas para facilitar el acceso a personas con discapacidad, por eso sus espacios son diáfanos para ayudar a la movilidad.

Pero aún hay más, también puedes disfrutar de sus salas de relax, duchas y taquilla, porque quieren hacerte sentir ¡como en casa!

Además, cuentan con otros servicios como escape room, perfectos también para eventos corporativos y sesiones de team building.

Más de uno pensará, «muy bien, equipados increíblemente bien, pero ¿quién se encarga de su correcto funcionamiento?»

Pues es para alucinar la increíble formación y cualificación, a parte de la amabilidad, de los miembros de este equipo (instructores, personal de oficina, mantenimiento, restauración, ingenieros…), haciendo especial mención a Marino, Marco y Sergio, con los que más estuvimos interactuando.

También es importante hacer hincapié en que este túnel de viento cuenta con certificado oficial del organismo Tunnel Instructor. Esto significa que todo el personal que vuela en Madrid Fly está obligado a poseer un certificado expedido por este organismo, lo que garantiza que nuestros instructores conocen y llevan a la práctica los métodos de entrenamiento y seguridad.

PRUEBA DEL ALTO NIVEL DEL PERSONAL DE ALLÍ

¿Por qué confiar en este sitio para volar? Porque aquí vuelan los mejores, y no solo hablo del personal e instructores altamente cualificados, sino del mismísimo ejército del aire, concretamente de la PAPEA, tanto para sus entrenamientos como para realizar sus campeonatos. El próximo tendrá lugar el 20 y 21 de febrero.

Dicho esto, ¿te animas? ¡Es tu turno!

Porque, ahora más que nunca, «los lugares de ocio son pequeñas islas de calma en un mundo de tormentas», como dice Marco, el director de operaciones de Madrid Fly.

Y recordad: si alguien os dice que no podéis volar, ¡traedlo aquí a alucinar y disfrutar!

Contacta con este equipazo a través de madridfly.com o de sus redes sociales @madridflyoficial

Comentarios

Comentarios