Sueños de un seductor, risas en el teatro aseguradas

0
266

El sábado pasado pudimos acudir a una de las sesiones de Sueños de un seductor en el Teatro Lara, apoyando lo máximo posible a la cultura, uno de los sectores que más está sufriendo las consecuencias de esta situación protagonizada por la pandemia.

Pero ahora nosotros nos centramos en los protagonistas de esta divertida obra, que son el gran equipo artistico formado por César Camino, Ana Azorín, Carlos Seguí, Inés Kerzán y Ángela Peirat.

Sueños de un seductor es la comedia de mayor éxito de Woody Allen y llega al Teatro Lara con versión y dirección de Ramón Paso. ¿De qué va? Humor, mucho humor, de amor, mucho amor, y… Casablanca.

Allan Fix (Cesar Camino) es un neurótico, recién llegado a la cuarentena, al que abandona su mujer, Nancy (Ana Azorín), con la excusa de que a su matrimonio le faltan risas y le sobran películas. Allan, desecho, recibe la ayuda emocional de su mejor amigo, Dick, y de la esposa de éste, Linda.

¿Y qué mejor idea, cuando te deja tu mujer, que enamorarte de la de tu mejor amigo?.

«César Camino, al que en un principio no veía en el papel, consigue apoderarse del personaje conforme avanza la obra, hacerlo suyo, incluso prescindir de alguno de los tics tan usados por Allen, para crear un personaje nuevo que se hace con las riendas de toda la historia» Fernando Muñoz, crítico de teatro.

Sueños de un seductor es una obra muy necesaria por su relación con uno de los trabajos más destacados de Woody Allen y por la gran dosis de comedia que tiene, que te asegurará pasar un buen rato.

La actuación de los distintos miembros del reparto es extraordinaria, pues logran hacerte partícipe de las vidas de los personajes a los que encarnan, lo que favorece a que disfrutes de principio a fin del espectáculo.

La escenografía también es un punto clave, ya que en el diálogo hacen referencia continua a objetos con los que los actores interactúan. También son esenciales los juegos de luces que hacen poder distinguir en que tipo de escena estamos, principalmente si se trata de uno de los sueños del protagonista.

El espectador se sentirá más involucrado en la obra cuando vayan viendo las referencias a temas cotidianos para que esos asistentes puedan sentirse identificados.

Las medidas de seguridad establecidas están cuidadosamente impuestas y son de exigido cumplimiento para los asistentes: control de aforo, mascarilla, distancia, orden al entrar y salir…

Próximamente os recomendaremos más actividades culturales que te harán olvidar lo negativo y disfrutar.

¡Por que la cultura no para y las risas menos!

Comentarios

Comentarios