La escalada: la fusión perfecta entre reto y diversión

0
352

Si es que cuando me proponen un reto, y más si es divertido, no sé decir que no. Y esta vez no iba a ser diferente.

La escalada es algo que seguro que nos suena a todos, pero ¿cuántas personas lo han probado? Y es que muchas veces se piensa que la escalada es solo al aire libre y que se necesita ser un experto desde el primer momento. Y no.

De hecho, en sitios como Boulder Madrid, te enseñan desde lo más básico como es cómo ponerte los zapatos (los pies de gato, el calzado necesario para esta actividad). Por supuesto, esto gracias a contar con un espacio totalmente equipado y unos profesionales que lo hacen todo posible.

Además, hemos tenido el placer de charlar con el director de las instalaciones, Raúl Crespo, para que nos acerque un poco más al apasionante mundo de la escalada.

¿Cuándo comenzaste en la escalada? ¿Cómo definirías tus orígenes?
No comencé a una edad temprana como sería más recomendable para una mejor evolución.

Comencé con casi 30 años y desde entonces no he parado de escalar. Empecé en un Madrid que en aquél momento no ofrecía muchas opciones de escalada indoor, pero sí las ofrecía outdoor con mogollón de espacios naturales para practicar escalada deportiva o boulder.

Al carecer de centros que supusieran una guía para este acercamiento a la escalada, fueron unos comienzos titubeantes y poco fructíferos con respecto a la mejora y evolución en el deporte, pero, por supuesto, recuerdo que lo pasamos muy muy bien.

¿Piensas que en España la cultura de la escalada tiene gran repercusión?
Todavía es un deporte minoritario, pero sin lugar a dudas tiene mucho tirón entre la gente que ansía hacer algo diferente. Además te ofrece luego la posibilidad de desarrollar la misma actividad que entrenas en la naturaleza, y eso es poderosamente motivante.

¿Cómo fomentarías la visibilización de este deporte a más público?
Creo que la inclusión de la escalada como deporte olímpico, la inserción en los programas escolares o la proliferación de los rocódromos, tanto privados como públicos, son suficientes herramientas de visualización. Acelerar más este proceso sólo haría que la pequeña parte de los escaladores que luego tratan de practicar su deporte en la naturaleza fuera inasumible por la misma, puesto que no hay una relación claramente reglada entre el escalador y su entorno natural.

¿Cuál crees que es la clave para durar en esta disciplina?
Escalar al ritmo que te permite tu cuerpo y no hacerlo por encima de este. Siempre queremos hacer más o parecernos a nuestros ídolos, pero cada uno tenemos nuestro ritmo de aprendizaje.

¿Cuál es el equipamiento necesario para iniciarse en esta disciplina?
Indispensable y por orden de importancia:
Los pies de gato, que es el calzado especializado que utilizamos para escalar, y el magnesio, producto que elimina el sudor de las manos para adherirnos mejor a las presas.
Con esto ya podemos escalar en cualquier centro de escalada.

Por otro lado, para hacerlo en boulder (escalada en bloques de roca) necesitaremos además los crashpad, que son unas colchonetas que nos salvaguardan en la caída.

Y si practicamos escalada deportiva, necesitaremos cuerda, arnés, cintas express, un compañero que nos asegure y conocimiento, pues implica una mayor complejidad y riesgo.

¿Cómo es emprender en este sector?
Como en cualquier otro sector, implica trabajo, esfuerzo e incertidumbre, pues se trata de lanzar una empresa, pero, además, en este caso se tienen singularidades muy importantes como el público al que servimos y la actividad que desarrollamos.

La forma en que se emprende está cambiando continuamente, antes éramos rocódromos de tamaños alrededor de los 500 metros cuadrados insertos en los barrios con mucho arraigo en los mismos y ahora son enormes naves de 1000 o 2000 metros en las afueras de la ciudad con todos los servicios y quizás ofreciendo un trato algo más impersonal.

Lo importante es que el público tiene alternativas para escoger según su perfil y sus anhelos.

¿Cuál dirías que es el top de sitios para hacer escalada en España?
Aquí te tendríamos al menos una respuesta por modalidad. Si las restringimos al boulder y a la escalada deportiva, creo que hay consenso en que nuestra zona más destacada de boulder a nivel nacional e internacional es Albarracín, pero en la península tenemos muchísimas zonas increíbles asentadas como La Pedriza o en desarrollo como Alcañiz.

Con respecto a la escalada deportiva, es más difícil contestarte, España es un paraíso para su práctica con multitud de espacios que garantizan el disfrute de todos los escaladores sea cual sea tu nivel, aunque donde encontramos la mayor concentración de estos y con mayor relevancia a nivel internacional es la zona noreste de la península.

¿Cuál sería tu sitio de ensueño para ir a escalar?
Cuando fui a Rocklands sentí que estaba en el lugar perfecto respecto a la escalada, aunque ahora estoy más centrado en el formato del viaje y en cómo vivir las zonas que realmente en dónde estoy. Deseo imbuirme del espacio, conocer cómo los locales desarrollan la zona, el porqué de los nombres de algunos bloques, es decir, pertenecer a la zona mientras me encuentre en ella.

¿Alguna anécdota o aventura como escalador?
A veces no es ya la aventura que vivas, sino realmente cómo la sientas y, estando a cierta altura, ya sea en una pared de 35 metros o en un boulder de 5, tu vivencia suele ser épica a cada instante.

Ahora que fundamentalmente hago boulder, a veces mi mayor aventura es tratar de bajar de algunos de algunas piedras.

Y, para anécdotas también, las que seguiremos relatando por aquí, pues ¡hay todavía mil aventuras por vivir! Y yo estoy dispuesta a seguir retándome para poder contaros diferentes alternativas de diversión a las que quizás antes no les habíais prestado atención.

Comentarios

Comentarios