Nilo cuelga un comunicado donde dice encontrar una economía «delicada» y atenderá la situación «según la urgencia»

0
1301
Publicidad

En la línea de sus declaraciones de las últimas semanas, Pablo Nilo se defiende pero sin dar soluciones. Destaca en la nota colgada en la web del Vélez que trabaja en «sanear la economía y finanzas del club es mi deber, me aboco a ello y en el desfavorable contexto trabajo arduamente para que eso suceda»

Llama la atención que llame al Vélez, como Vélez Fútbol Club y use el gentilicio de «velezano» por veleños.

Estimados socios, abonados y aficionados de Vélez CF: En mi carácter de presidente, me dirijo a vosotros, para comunicar las medidas adoptadas frente al grave estado de situación que atraviesa nuestro club. La situación económica, es alarmante, cada día nuestro club recibe intimaciones, cedulas judiciales y reclamos de todo tipo de deudas que fueron asumidas desde enero 2023 a febrero de 2024.

No obstante existir un orden de prelación en los pagos de dichas deudas, nos enfrentamos a situaciones apremiantes que nos obligan a cumplir con obligaciones actuales, como los gastos ordinarios para cubrir salarios, días de partido, viajes y manutención de la academia.

En ese contexto, he encontrado un cuadro financiero económico sumamente delicado, con embargos de cuentas que imposibilitan el normal desempeño; ingresos de prestaciones periódicas que fueron percibidos en su totalidad durante 2023 e incumplidos, como el caso de la prestigiosa academia Málaga Future Club, empresa que pagó a Vélez CF el 100 % de su costo por adelantado y no ha recibido la contraprestación de vivienda y comida; nada menos que 18 niños extranjeros abandonados a su suerte y a miles de kilómetros de sus hogares.

Diferentes agentes e intermediarios reclaman deudas por intermediación en traspasos de jugadores que ya no están en la institución, a menudo esos reclamos resultan ser sumas altamente gravosas y pretenden instalarse en un orden de cobro preferente, presiones a las que no estoy dispuesto a ceder, sin antes cumplir con los que hoy están poniendo la cara, y, por supuesto, verificando los antecedentes de cada deuda.

Ha sido un mes muy difícil desde mi llegada al club, un periodo tan breve como intenso, con problemas e imposibilidades de tipo legal que obstaculizan el normal desempeño, utilización de recursos y empleo de soluciones llanas. Sanear la economía y finanzas del club es mi deber, me aboco a ello y en el desfavorable contexto antes referido trabajo arduamente para que eso suceda.

En tal sentido, he dispuesto la designación de una auditoría externa y otra interna a fin de aclarar con exactitud la cuantía de las deudas, su origen y evolución; como así también su eventual justificación o inconveniencia; revisaremos con rigor todos los contratos suscriptos durante los últimos 2 años, clausula por clausula. A la comunidad velezana le corresponden explicaciones acerca del estado real y cual fue el camino transitado; un compromiso con la verdad y la memoria.

Asimismo, ante las necesidades económicas que hoy apremian a Vélez FC, existen diferentes grados de urgencias, a las cuales atenderé según su gravedad y la sensibilidad que revista, siempre concordante con su respectiva verificación según el resultado arrojado por las auditorias.

Cuanto más preciso seamos en estas cuestiones, más rápido vamos a resolver el origen, la evolución y el mejor tratamiento que le podemos dar a la problemática real del club, que no es solo económica, sino deportiva, estructural, social e incluso estratégica.

Es innegable que nos encontramos en un momento deportivo desalentador, triste y frustrante, reflejo del final de un trayecto con rumbo torcido, que ninguno de nosotros hubiera querido tomar.

Desde mi incorporación a la presidencia, he reconocido que redirigir completamente el curso del club no ha sido posible en este breve periodo de un mes, existieron multiplicidad de factores que afectaron directamente a la gestión.

En efecto, el 31 de enero el club perdió casi la totalidad de su plantel profesional, dejando un equipo diezmado y a merced de nuestros valientes jóvenes que hoy ponen la cara por nuestro querido Vélez CF. No obstante ese patrimonio perdido, no solo ha dejado un vacío en el campo de juego, sino que la gran mayoría de las deudas giran en torno a ello: salarios, hacienda y seguridad social, agentes e intermediarios, hospedajes, etc. Una pesada e indeseada herencia para el club.

Quiero destacar y agradecer a nuestros honorables jugadores, CT y auxiliares que hoy nos representan con grandeza, a todos ellos les propondré que sean la base de la reconstrucción que estamos diseñando para la próxima temporada; asimismo a la Concejala de Deportes Rocío Ruiz que amablemente nos recibió junto a su mano derecha para encausar la sensibilidad de la situación en la mancomunada ayuda que puede existir entre las instituciones.

También hacer una mención especial a los grupos de aficionados que fueron noticia a nivel nacional, abordando la problemática y siendo solución, esa comunión sana y afectiva que es una muestra concreta de que el sentimiento se materializa y multiplica. Amplio el reconocimiento a los clubes de fútbol como el Málaga CF y la UD Torre del Mar que se manifestaron, colaboraron y predispusieron en efecto, como así también las personas particulares interesadas en colaborar.
En los próximos días y a medida que avancen las auditorías, nos comprometemos a mantenerlos informados sobre los resultados y las decisiones que se tomen en consecuencia.

Agradezco su apoyo incondicional y su comprensión en estos tiempos desafiantes.
Juntos somos más fuertes y saldremos adelante

Comentarios

Comentarios