¿Cómo puedo usar las Bebidas Espirituosas en la cocina?

0
263
receta con bebida espirituosa
Laserum

Hoy vamos a hablar sobre las bebidas espirituosas y sus usos en la cocina. Este tipo de bebidas espirituales se han utilizado desde hace mucho tiempo para potenciar el sabor a nuestros platos y darle un toque especial.

¿Qué son las bebidas espirituosas?

Las bebidas espirituosas son todas aquellas bebidas que poseen alcohol y se obtienen al destilar alguna materia prima como las uvas, cereales, frutos secos, etc. Existen una gran variedad de bebidas espirituosas, algunas de ellas y las más utilizadas son: cerveza, brandy y licores, entre muchos otros.

¿Cuál es el origen de las bebidas espirituales?

Desde hace millones de años se han utilizado las licores espirituosos para cocinar. Los datos dicen que los primeros fueron los Egipcios, quienes descubrieron la cerveza y ya la usaban para darle un nuevo sabor a sus platos.

Los Romanos, quienes extendieron el vino por todo el territorio europeo, usaban este tipo de bebidas para sus guisos y diferentes comidas. Ellos fueron los pioneros en usar las bebidas espirituosas para potenciar sus platos y probar nuevos sabores.

Antes de ser usada en nuestros platos, las bebidas espirituosas fueron primero simplemente bebidas y tras pruebas y errores, encontraron la manera perfecta de combinarlas.

¿Cuáles son los licores espirituosos más usados?

A continuación, os mostramos el TOP 3 de estas bebidas destiladas más usadas, tanto para ser bebidas como para su uso gastronómico.

  1. Whisky: conocido mundialmente para su uso culinario o como bebida alcohólica. Esta bebida destilada se elabora a partir de la malta fermentada (cebada, trigo, maíz…), ofreciendo posteriormente un envejecimiento en un barril de madera. 
  2. Vino: el vino se obtiene tras la fermentación del zumo de uva, transformando ese zumo en etanol. Es usado en muchos platos para potenciar su sabor.
  3. Cerveza: la cerveza también se considera una bebida espiritual, pero en este caso no se obtiene tras un proceso de destilación. Se fabrica con granos de cebada o algún otro cereal, dejando fermentar con agua y levadura y se usa lúpulo para dar ese aroma característico.

¿Cuáles de estas bebidas puedo usar en la cocina?

Los licores espirituosos, nos aportarán en el caso de la cerveza o vino, todos sus buenos nutrientes. Por otro lado, le quitamos esa parte negativa de este tipo de bebidas que es el alcohol.

Podemos usar toda la gama de vinos, cerveza, licores. Lo más usado es el whisky, esta bebida espiritual, puede usarse tanto para verter unas gotas encima de los postres, preparar el sofrito de la paella, o alguna salsa, siempre con moderación, simplemente para dar ese toque de sabor.

El vino, lo dejaremos reducir para que aporte todo el sabor eliminando el etanol. De esta manera, podemos preparar nuestro plato con un vaso de vino para toda la familia, incluido niños.

  • Vino blancos secos: se utiliza para el pescado o marisco, platos que no necesitan cambiar demasiado su sabor.
  • Vino blanco dulce: para postres o salsas
  • Vino tinto: para carnes, guisos como carillada, rabo de toro…
  • Vino Rosado: para el sofrito de nuestro arroz, alguno que no sea afrutado.

La cerveza, igual que el vino, podemos ser más generosos a la hora de verter en nuestros platos, ya que ofrecen un sabor no tan fuerte como los licores de mayor porcentaje de alcohol. Se utiliza para dar sabor a esas carnes blancas (pollo, pavo…)

IMPORTANTE: cuidado los celiacos con preparar los platos con cerveza con gluten. Ya que el alcohol si desaparece pero el gluten no. Elegid siempre la opción sin gluten.

Receta con bebida espirituosa

Nuestro amigo Txema Alaiz, protagonista de la entrevista sobre bebidas espirituosas, nos enseña una receta con este tipo de licores. Vamos a preparar rabo de toro, para ello necesitaremos:

  • Carrillada de cerdo ibérico
  • Cebolla
  • Zanahoria
  • Laurel
  • Vino tinto crianza
  • Caldo de carne
  • Pimienta negra
  • Aceite de oliva
  • Sal

Preparación del plato

  1. Marcamos la carillada en una sartén con un poquito de aceite, para que no pierda el jugo, y posteriormente la apartamos.
  2. Picamos la cebolla y la zanahoria en rodajitas.
  3. Echamos un poco aceite en una olla y pochamos esos ingredientes. Después agregamos el laurel y unos granitos de pimienta.
  4. Removemos unos minutos, y agregamos la carrillada.
  5. Por último, cubrimos todos los ingredientes en la olla con una botella de vino y el caldo de carne. Tapamos hasta que hierva, luego bajamos el fuego y dejamos cocinar durante 1 hora y media.

Audio de la Entrevista

Enlaces de Interés

Comentarios

Comentarios